Iluminar correctamente un Retrato: Esquemas de Iluminación | RBG Escuela

Cómo iluminar bien un retrato: 7 Esquemas sencillos de iluminación

Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram
ÍNDICE DE CONTENIDOS
Descubre los secretos para iluminar a la perfección una fotografía de retrato y aprende a sacar todo el partido a los 7 esquemas de iluminación más utilizados de la actualidad.

ÍNDICE DE CONTENIDOS

En RBG Escuela tenemos muy claro que la luz es vital en fotografía. La correcta iluminación de una escena facilita mucho el trabajo de todos los que nos dedicamos a este arte.

De hecho, si nos paramos a pensar en la fotografía de retrato: ¿Sabrías decirme cuánto influye la luz sobre este tipo de fotografías? ¿Te has parado a pensar en la variedad de esquemas de iluminación disponibles?

En este tutoblog, vas a conocer algunos de los esquemas de iluminación más utilizados para retrato. Una pequeña guía que te servirá para adquirir los conocimientos básicos necesarios para hacer frente a este tipo de fotografías, tanto si las haces en interior como en exterior. También aprenderás ciertas nociones sobre cómo tratar la luz en este tipo de situaciones, donde la luz y el sujeto son los protagonistas, y además podrás saber qué tipo de materiales vas a necesitar.

Lo más seguro es que cuando termines de leer este tutoblog, tendrás unas ganas terribles de empezar a hacer fotos de retrato sin parar.

Si aún no lo sabes, te recuerdo que en RBG Escuela tenemos disponible un curso muy completo de Iluminación para retrato. Precisamente, la información que tienes aquí disponible ha sido extraída de dicho curso, pero hay muchísimos más secretos que te animo a descubrir.

Si ya estás preparad@, sigamos adelante.

7 Esquemas de iluminación imprescindibles

  • Esquema completo de 3 puntos.

Uno de los esquemas más tradicionales, aplicable a un montón de situaciones, incluso cuando trabajes con luz natural. Cuenta con 3 puntos de luz:

1. Luz principal: Se puede poner a 45º de la línea que se crea entre la cámara y el sujeto. Sería la luz más potente, y con respecto a la línea horizontal respecto a la persona, se podría subir el ángulo de la luz. Desde los 0º hasta los 45º, dependiendo de lo que quieras conseguir.

2. Luz de relleno: Justo al otro lado de la principal, y a otros 45º respecto de la línea entre la cámara y el sujeto. En cuanto al posicionamiento de la luz, se puede jugar al igual que con la principal y a los mismos grados. Al ser de relleno, no es necesario que el chorro de luz sea potente. Aquí puedes jugar con el ratio, dejando la luz principal a 2 o 3 puntos por encima de potencia.

3. Luz de contra: Se puede poner en diversos lugares, pero principalmente se ubica por detrás del sujeto y bastante elevada, para iluminar las partes de los hombros y el pelo. Esto permite conseguir bordes iluminados de la persona, con el fin de separarla del fondo y ganar profundidad.

Este sería el esquema más típico y de los más utilizados en fotografía, pero si quieres innovar un poquito, también puedes añadir un 4º punto de luz:

4. Luz de fondo: Esto es útil, sobre todo si no quieres tener en tu escena un fondo muy neutro o muy oscuro. Puedes crear un degradado o incluir alguna luz funcional (lámparas, neones, etc.).

  • Iluminación cenital.

En este esquema, la iluminación viene desde arriba. Es muy natural, ya que casi en cualquier lugar la luz acaba incidiendo sobre un objeto o sujeto desde arriba. Da un resultado muy cotidiano y natural.

Como digo, la luz incide desde arriba, pero también de forma frontal. En fotos de retrato, si se quiere ganar un poco de volumen, se puede ladear la fuente de luz. Un beauty dish es muy típico, por ejemplo. Con este tipo de iluminación, también se estiliza la figura, se resaltan los pómulos al crearse pequeñas sombras justo debajo o incluso se ‘’tapa’’ la papada, si la hubiera, ya que la zona por debajo de la barbilla queda en sombra.

Es importante evitar los ojos de mapache en retrato, así que evita que la luz esté colocada demasiado encima del sujeto. Debe estar encima, si, pero es vital ladearla un poco y jugar con la direccionalidad.

  • Iluminación clamshell.

Es una variante de la iluminación cenital, ya que además de haber una luz proveniente desde arriba, también se incluye una luz por debajo del rostro de la persona.

Con esta iluminación se consigue estilizar igualmente la figura, pero además se le da menos dramatismo y las sombras son mucho más suaves. Es un tipo de iluminación muy utilizado en retratos de primer plano, con el objetivo de intensificar mucho la mirada. También puedes jugar con la direccionalidad, dependiendo del efecto que quieras crear en la foto.

  • Iluminación mariposa o butterfly.

En esta ocasión, la luz cenital hay que moverla un poco más abajo para que la imagen sea menos dramática y se siga estilizando la figura, sin sombras pronunciadas. Las luces duras encajan mejor en este esquema y el beauty dish es una gran opción para llevarlo a cabo.

Al seguir siendo una luz frontal y algo elevada, se crean sombras por debajo de la nariz, en forma de mariposa, de ahí el nombre. Es un esquema muy utilizado en fotografía de retrato beauty.

  • Iluminación loop.

La luz se baja un poco más todavía respecto a la iluminación previa de mariposa, poniéndola 30º hacia un lado de la línea que se crea entre la cámara y el sujeto.

Justo al lado de la nariz se creará una sombra ligera en forma de gancho o lazo. Se utiliza en muchas situaciones, incluso en carátulas de películas. Es algo más dramática y frontal, que la iluminación Rembrandt, por ejemplo.

  • Iluminación Rembrandt.

Teniendo como origen la iluminación loop, se puede colocar la luz a unos 45º de la línea entre la cámara y el sujeto, en un lado u otro, y entonces la sombra que se crea al lado de la nariz se une a la sombra de la mejilla, dejando un pequeño triángulo ligeramente iluminado debajo del ojo contrario al que incide la luz.

Es una transición de luz ligera y suave. Puedes seguir jugando con la direccionalidad en este esquema e incluso incluir una luz de relleno o de contra, por detrás de la persona. Todo es cuestión de gustos.

  • Iluminación con dos luces a 90º.

Colocando una luz a 90º entre la línea que hay entre la cámara y el sujeto, se ofrece un mayor dramatismo sobre el sujeto, ya que se dejaría la mitad del rostro completamente en sombra. Da un toque más rudo y masculino a la fotografía.

Ahora bien, si se utilizan dos luces a 90º, una en cada lado entre la línea de la cámara y el sujeto, ya no habría tanto dramatismo, puesto que surgiría una transición más dinámica entre las partes muy iluminadas hasta la parte central del rostro que está más en sombra. Todos los rasgos se van a amplificar mucho. Por ello, este esquema favorece más los rostros masculinos, a diferencia del esquema clamshell, por ejemplo.

Nociones básicas sobre la iluminación

Los esquemas de iluminación que has conocido en este tutoblog están muy bien y es vital que sepas llevarlos a la práctica, pero una vez te dispongas a tomar fotos, debes saber que hay una serie de aspectos que también hay que tener en cuenta y que van a afectar directamente a tu escena y al mensaje que quieras compartir.

  • Ley de la inversa del cuadrado de la distancia.

A medida que un sujeto se aleje de la fuente emisora de luz, la intensidad de dicha luz va a disminuir en relación inversa al cuadrado de la distancia.

En caso de querer conseguir un fondo oscuro, habrá que poner al sujeto muy lejos del fondo. Al alejar la fuente de luz del sujeto, se disminuye la intensidad de luz que le llega y todo estará más oscuro.

En resumen, cuanto más se aleja la luz, la intensidad va disminuyendo más y más, de manera exponencial.

  • Direccionalidad.

Te he comentado este aspecto en algunos de los esquemas que hemos visto, pero por si no te ha quedado claro, quiero que te quedes con que la direccionalidad afecta mucho sobre un sujeto, ya que con ella cambiamos cómo le llega la luz.

No es lo mismo tener una luz frontal y que pega directamente sobre el rostro de un sujeto, que tener una fuente de luz emisora a 45º, como ya hemos visto. Esto cambia radicalmente el mensaje que se quiere transmitir con el retrato.

  • Luz dura vs. Luz suave.

La luz dura ofrece sombras muy marcadas y habrá transiciones muy rápidas entre las partes que están en sombra y aquellas que estén iluminadas.

La luz suave, en cambio, no creará sombras tan duras y las transiciones entre zonas iluminadas y sombreadas van a ser muy ligeras y sutiles.

Ambas luces se consiguen teniendo en cuenta el tamaño relativo de la fuente de luz y la distancia de la fuente de luz respecto a la persona. Así que depende del tamaño de la fuente emisora de luz, cambia radicalmente cómo de dura o suave es la luz. De hecho, es posible modificar la dureza o suavidad de una fuente de luz con ciertos accesorios o complementos. Si te interesa, sigue leyendo.

Complementos recomendados para modificar una fuente emisora de luz

Y es que hay ciertos complementos que se pueden utilizar para modificar la luz que incide en el sujeto que se va a fotografiar. Este tipo de accesorios permiten jugar con la iluminación de una escena y son muy útiles, tanto en sesiones en exterior como en interior. A continuación vas a ver algunos de los más utilizados:

  • Reflector.

Hay muchos tipos diferentes, plegables, con superficies distintas, como el dorado, el blanco, el negro o incluso de colores. El reflector permite moldear la luz, de manera asequible.

  • Difusor.

El difusor permite filtrar y suavizar la luz dura que incide sobre un sujeto. Por tanto, se puede modificar una luz dura, para conseguir una luz suave, con transiciones ligeras entre zonas sombreadas e iluminadas.

  • Parábolas (reflectores).

Son una especie de cacerolas de diferentes tamaños, que se pueden colocar en un foco, que permiten concentrar la luz y recogerla, para que se dirija a una zona en concreto.

  • Softbox.

Con el softbox se convierte la fuente de luz en una ventana, que puede ser grande, pequeña, alargada (stripbox), octogonal (octobox), etc. Suelen venir con una doble tela para que la luz sea mucho más suave.

  • Beauty Dish.

Básicamente son dos platos. La luz incide en un primer plato, que rebota en un segundo plato más grande y la luz se emite hacia la persona. Muy típico en los esquemas de iluminación clamshell o mariposa.

Hay muchísimas más opciones que permiten modificar la luz para realizar fotografías de retrato, y te animo a conocerlas todas a través de la Guía completa del Equipo Audiovisual.

Guía completa del
Equipo Audiovisual

Conoce el uso de una gran variedad de
herramientas audiovisuales

Y aquí concluye este tutoblog completo sobre cómo iluminar bien un retrato y los 7 esquemas de iluminación imprescindibles.

Te recuerdo que puedes dejar tus comentarios, recomendaciones o experiencias más abajo, en la sección destinada a comentarios. Será genial compartir experiencias acerca de las fotos de retrato que vas a conseguir a partir de ahora. No olvides practicar y jugar con todos los esquemas y nociones que has aprendido.

¡Nos vemos en el siguiente Tutoblog!

Share on facebook
Share on email
Share on twitter
Share on whatsapp
Share on telegram

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Carrito de compra
Ir arriba